Artículo Six Sigma

Portal Quality Link

qualitylink@qualitylink.com.mx



Una de las tecnologías de calidad con mayor impacto real en los resultados de las organizaciones es Six Sigma. Pocas veces un proyecto de calidad puede, desde su planteamiento, garantizar los beneficios que se obtendrán a su término: con Six Sigma esto es factible. Las empresas que en México ya la han probado (GE, Ford, Mabe, Sony, entre otras) están convencidas de sus ventajas y la han adoptado como una estrategia corporativa de calidad y de negocios.

Sin embargo, Six Sigma tiene en México un largo camino por recorrer. Hace apenas 4 o 5 años que se inició en nuestro país el uso de esta metodología y todavía son pocas las empresas que la manejan o comienzan a manejarla. Como ha ocurrido con otras herramientas de calidad, son las organizaciones grandes las que llevan la delantera, particularmente las dedicadas a la manufactura, aunque los proyectos han tocado también la parte transaccional (de servicios) de dichas empresas. Habrá qué esperar todavía un tiempo para que se haga extensivo su uso en organizaciones medianas y pequeñas, así como en empresas de servicio.

Vale la pena destacar la valiosa labor de difusión, promoción y enlace con la industria que realiza el Centro de Investigación en Matemáticas A.C. (CIMAT) de Aguascalientes en relación con Six Sigma. Valdría la pena que en otras zonas industriales del país se replicara el esfuerzo involucrado en la organización de eventos como el II Seminario de Six Sigma del CIMAT, que hizo gala de ponentes y experiencias de primer nivel en el tema.

Es probable que buena parte de las organizaciones con proyectos de calidad estén asimilando todavía otras herramientas, como ISO 9000 o modelos como el del Premio Nacional de Calidad y que todavía no inicien la exploración de Six Sigma.

Director General, Quality Link
Editorial de la Dirección Quality Link Editorial de la Dirección Quality Link

Para estas compañías es importante mencionar, que de acuerdo con las experiencias de las organizaciones que ya tienen camino andado con Six Sigma, esta metodología convive sin conflicto con las demás, con la ventaja adicional de que sus beneficios son tangibles, mensurables y financieramente viables en el corto plazo.

Como lo anticipara Deming desde el siglo pasado, la reducción de la variabilidad puede ser un buen negocio, aunque los resultados de implantar Six Sigma también impactan de manera directa en la satisfacción del cliente. La utilización de la metodología DMAIC (Define, Measure, Analyze, Improve, Control) convive adecuadamente con otras iniciativas de calidad; de hecho se le plantea como la necesaria continuación de esfuerzos como ISO 9000 y el Modelo de Dirección por Calidad del Premio Nacional de Calidad.

Sin embargo los expertos advierten: El ahorro no es la finalidad para la que fue creada Six Sigma. La metodología no es una iniciativa de ahorros, a pesar de la inmensa publicidad de los millones de dólares que por este concepto se han logrado. Debe cuidarse que Six Sigma no se aleje de su propósito original: la satisfacción del cliente.

Debe cuidarse no dejar de lado ahorros suaves (y a lo mejor intangibles) que no generan ahorro pero producen efectos en la satisfacción del cliente, esto es, anteponer las ganancias (ahorros) a corto plazo en lugar de ahorros estratégicos. Six sigma debe usarse para dar al cliente lo que espera.

Por otra parte, poner cuotas a los proyectos de Six Sigma no garantiza en todos los casos que dichas cuotas se alcancen. De la misma manera, es muy difícil que una empresa logre la meta de 100% de sus procesos en el nivel de desempeño de 6 sigma. La experiencia mexicana muestra que se han logrado saltos de 3.1 a 4.1 sigma con efectos satisfactorios para las empresas. Se estima que las pocas organizaciones que se manejan en el rango de 6 sigma son compañías de aviación. En todo caso, las organizaciones mexicanas tienen ante sí la oportunidad de iniciarse en un club que cuenta todavía con pocos miembros, si se compara con otras metodologías, como ISO 9000. La pertenencia a este grupo privilegiado reserva grandes beneficios para las empresas y sus clientes, además de representar un potencial importante en el cambio cultural y el desarrollo de conocimiento enfocado a la calidad.

Aquellos que adopten el reto Seis Sigma ya no se compararán entre sí con términos subjetivos: la clase mundial y el benchmarking se referirán necesariamente a la pregunta ¿cuál es el nivel sigma de los procesos de su empresa?


"Quality Link es el Primer Portal para la Calidad en México"

Atentamente
Dirección General